"Rosquillas de Fina". Momentos dulces con Thermomix® . Con versión sin gluten.

#Masas, panes y repostería 25 marzo 2020



#yomequedoencasa. Día 4



Vamos a aprovechar la oportunidad que nos brinda el quedarnos en casa para sacar ese cuaderno en el que apuntamos las recetas familiares, de nuestras abuelas, madres, tías... Porque a veces nos pasa que, cuando el Thermomix® entra en nuestras cocinas, cocinar con él es tan cómodo que las de la familia se quedan en el cuaderno del cajón. Pero adaptar esas recetas al Thermomix® es fácil también pues el libro básico tiene un capítulo en el que nos da todas las pautas para llegar al éxito y que podamos seguir disfrutando de esas recetas con el plus de todas las ventajas de hacerlas con Thermomix® .


Las "Rosquillas de Fina" (receta de la madre una amiga de la infancia, juventud y madurez a la que quiero dedicar este post) están buenísimas y el único problema que tienen es que una vez damos el primer bocado no pararíamos, así que cuidadito porque salen unas 60 rosquillas que se conservan muy bien en un recipiente hermético durante un par de semanas y podemos congelar una buena parte para ir sacando a conveniencia. Yo las hago sin gluten, os dejo las dos opciones de receta y... ya estáis tardando en encender el Thermomix® .



INGREDIENTES


2 huevos.


340 g de azúcar.


325 g de leche.


150 g de aceite de oliva.


15 g (1 sobre) de levadura química.


450/500 g de harina todo uso o 750/800 g de premezcla panificable sin gluten.


PREPARACIÓN


1. Pesamos la harina en un bol sobre el Thermomix® y reservamos.


2. Ponemos en el vaso los huevos y el azúcar y batimos 30 seg / vel 3.


3. Añadimos la leche y la levadura y batimos 30 seg / vel 3.5.


4. Programamos 3 min / vel 4 y vamos añadiendo la harina por el bocal, a cucharadas, hasta que la masa no se pegue a las paredes del vaso y adquiera una consistencia manejable.




5. Amasamos 2 min / función "Amasar" o "Espiga".


6. Formamos bolitas con las manos aceitadas, hacemos un agujero en el centro con el dedo y vamos abriendo la rosquilla.





7. Freímos en abundante aceite caliente (160°C) dándoles la vuelta cuando estén doradas y escurrimos sobre papel de cocina. Podemos espolvorear las con azúcar y/o canela. Aunque la masa es lo suficientemente dulce como para no añadir más azúcar.




Ahora toca disfrutarlas.